La moneda alemana



cambiar moneda alemanania


Aquí tienes información general sobre la moneda nacional de Alemania (el Euro), espero que te resulte de utilidad cuando viajes allí. Una de las primeras cosas que necesitarás cuando planifiques tu viaje a Alemania es convertir tu moneda nacional a euros. Para hacerlo puedes, tanto cambiarla en tu banco más cercano, o cambiar ya directamente en el aeropuerto de llegada en Alemania, según una tabla de conversión de moneda. Cuando vayas a convertir moneda en el aeropuerto, ten en siempre en cuenta que la oficina no está abierta las 24 horas del día / 7 días a la semana. No te sorprendas cuando veas que la cantidad de moneda convertida es mucho menor que su equivalente en tu propia moneda. El Euro es una moneda bastante cara.

Otra manera de conseguir euros mientras estés en Alemania es usar tu tarjeta ATM. Puedes conseguirlas en cualquier banco. Casi todos aceptan tarjetas ATM extranjeras, pero no todos. Si tu tarjeta ATM es rechazada, probablemente puedas conseguir una “tarjeta no de la red”. Puede costarte entre 2-4 dólares, dependiendo de tu proveedor o por transacción. Es mejor que no seas totalmente dependiente de tu tarjeta de crédito extranjera. Muchas empresas en Alemania no aceptan tarjetas de crédito American/British…, pero de forma no mucho más diferente a como pueda ocurrir en tu país. Por ejemplo, VISA se suele aceptar en la mayoría de las gasolineras, pero no así en tantos restaurantes.

No es mala idea tener euros en metálico mientras estés de vacaciones en Alemania. No te costará mucho tiempo cambiar la cantidad de dinero que tengas pensado gastarte durante esos días, y así te evitarás situaciones embarazosas que podrías haber evitado perfectamente con esta precaución. Algunas empresas americanas te aceptarán los dólares americanos; por ejemplo: todos los McDonalds. Si planeas bien tus vacaciones tendrás unas memorables vacaciones en este increíble país.

¡Que te lo pases bien!


Viaje en Navidad por Alemania – Una crónica

navidad en alemania

Llegamos a Munich, y uno de nuestros compañeros nos anunció que estábamos ya en territorio bávaro. Los bávaros cuentan incluso con su propio lenguaje. Ya he estado aquí en diferentes ocasiones, y cada vez lo encuentro más interesante y moderno. Si vas en grupo en un viaje como éste, creo que sería una gran decisión, pues es una experiencia que se disfruta aún más compartiéndola (como casi todas, por otro lado sea dicho). Para algunos componentes era su primer viaje por estas tierras, y resultó un placer ver sus reacciones ante todo lo que íbamos viendo.

En este lugar se fabrica alta tecnología. Vimos montones de concesionarios y fábricas de coches al pasar. Por cierto, las condiciones de trabajo en estas fábricas tienen fama de ser excelentes. Paramos en un sitio con un árbol de navidad centenario, decorado con más de dos mil velas.

Nuestra cena de bienvenida en Haufbrauhous fue un delicioso aperitivo. Por supuesto, no pudimos dejar de tomar unas buenas cervezas. Despúes, salimos a ver esos pueblos de cuentos de hadas que abundan en la región. Pocos países celebran la navidad con tanta pasión como Alemania. Llegamos a Neuschwanstein, donde montamos a caballo y visitamos su famoso castillo (del estilo Disney, ya sabéis). He visto ya montones de castillos por todo el mundo, pero éste en particular, con su estilo gótico-medieval es absolutamente increíble. Se construyó en 1869, y permanece en excelente estado de conservación. La tremenda subida merece la pena, ya lo verás. Al parecer, durante el verano, es visitado por miles de turistas a diario. En invierno, su belleza aumenta aún  más si cabe. El Rey Ludwig II diseño para él mismo este impresionante, extravagante y caro castillo, aunque no pudo disfrutarlo por mucho tiempo: al parecer se suicidó –o le mataron, cualquiera sabe.
castillo alemania neuschwanstein


También paramos en Oberammergau. Sus casas de madera están pintadas rememorando a cuentos clásicos: “Hansel y Gretel”, “Caperucita roja”… Después fuimos a Nuremburg. Algunos del grupo fueron al Museo del Juguete, otros al Museo de las Torturas, aunque yo preferí acudir al mercado de navidad más grande del mundo. Todo un festival de motivos navideños: árboles gigantes, caballos con campanillas, cientos de estanterías repletas. No pude resistirme a unas bananas de chocolate blanco, panes de frutas, uvas glaseadas, cerditos de mazapán, entre otras muchas golosinas del estilo. El aroma a azúcar impregna el ambiente como en el sueño de un niño. ¡Difícil resistirse a comprar sin parar!

En Rodenthal fuimos a la fábrica de Goebel y, aunque pensé que me aburriría de lo lindo, me encantó ver sus preciosas piezas. Más de 700 artistas han creado sus delicadas figuritas desde el año 1871 hasta la actualidad. Se les paga por pieza y, ante el menor error o tara, se debe destruir. Los artistas mejor pagados son los “pinta caras”. Muchos llevan años dedicándose a esto sin parar. Y no es fácil alcanzar su nivel sublime. Impresionante visita ésta.

navidad en alemania

Ya en Alemania del Este, fuimos a ver la Confitería de Lauenstein, una fábrica de chocolate-praliné que estaba a tope de trabajo en esas fechas. Tienen una fuente de chocolate de la que puedes probar… delicioso, de verdad. Un pueblo que me encantó fue Rothenberg, con solo 2300 habitantes. Nuestro Hotel Prince estaba dentro de las murallas fortificadas. Es un ambiente que te transporta hacia los tiempos medievales casi sin darte cuenta. Me compré una “bola de nieve”, dulce por el que este pueblo es muy conocido. Con chocolate, fresas y mantequilla de canela… riquísimo.

Nuestro viaje acabó en Heildelberg, con una entrada a su famoso castillo, y no menos famoso barril de madera gigante. A estas alturas de las vacaciones, ya sabía que sería un viaje que no olvidaría nunca, casi como si hubiese vivido un sueño. Sé que algún día volveré por Navidad, eso es totalmente seguro :)

Estoy seguro que vivirás cosas increíbles si te decides a viajar en navidad por Alemania. Yo te lo recomiendo de todo corazón ;) 


Comprar en Munich y Berlín



comprar en berlin
Comprando en Berlín
Berlín se ha convertido en un centro importante de compras en cuestión de moda, anigüedades, muebles y accesorios para el hogar. Cada distrito de Berlín tiene su propia zona de compras. El afamado Kurfurstendamm es donde se localizan las tiendas de ropa, boutiques y otras tienda. Todas las grandes firmas de moda y perfumes tienen aquí sus locales aquí.

Friedrichstrasse es el centro de algunas de las outlets más elegantes de todo Berlín. Tiene una gran variedad; las galerías francesas Lafayette abrieron no hace demasiado aquí también. El Unte den Linden está cercano, con buenas ofertas de varias boutiques, ubicadas entre la puerta de Brandenburgo y Friedrichstrasse.

Para encontrar productos algo menos comunes, has de ir a las tiendas de segunda mano y boutiques de arte en torno a Hackescher Markt. E incluso más exótico aún, puedes ir al Kreuzberg Turkenmarkt, con su ambiente turco. También puedes encontrar varios mercados de antigüedades.

comprar en munich


Comprando en Munich

Comprar en Munich no te resultará barato, pero esto se compensa con productos de alta calidad. Descubrirás allí los más famosos nombres de marcas internacionales y productos de reconocidos diseñadores junto a tiendas más tradicionales de estilo bávaro.
Munich ha vivido recientemente algo parecido a un renacer del comercio en los últimos años. Esto ha llevado a un incremento progresivo en el número de mercados y tiendas abiertos, mientras que el Fünf Höfe ha sabido reunir las compras locales a su alrededor. Otras tiendas que aguantan el embate de los años son Beck y Dallmayr y Kafer.

La principal calle comercial de Munich es Kaufingerstrasse, una zona peatonal de dos kilómetros de largo que va desde la estación de trenes hasta Marienplatz. Aquí podrás encontrar a todas las cadenas de tiendas internacionales, pero el laberinto de calles en torno al Kaufingerstrasse te ofrecerá montones de tiendas mucho más interesantes e intrigantes. Para más color incluso, puedes explorar las tiendas griegas y turcas del Goethestrasse y Schillerstrasse.

Maximilianstrasse es el centro para encontrar objetos de lujo internacional, junto a creaciones de Rudolph Moshammer, un diseñador de moda local. En Residenzstrasse y
Theatinerstrasse también podrás encontrar una buena muestra de tiendas.

Para más objetos curiosos, puedes encaminarte a Schwabing, al norte de la universidad. Encontrarás antigüedades bávaras en sus pequeñas tiendas arracimadas en el Viktualienmarkt y Türkenstrasse, Theresienstrasse y Barerstrasse.

Para encontrar cosas de segudna mano, el Kunstpark Ost y el Sunday flea market no te decepcionarán.

La mayoría de las tiendas de Munich abren en horario de 08:00 – 18:30 de lunes a viernes y de 07:00 a 14:00 los domingos.

Espero que lo pases genial de compras por Alemania.

De compras en Munich



Las compras en Alemania puede que no tengan el prestigio de Francia o Italia pero aún así es muy divertido ir de compras por Alemania para encontrar algunos tesoros locales o importados. Berlín y Munich son los centros comerciales más importantes de Alemania y puedes estar seguro de que encontraras algo que te agrade. He aquí un vistazo al ambiente de compras de estas dos grandes ciudades.

Alemania tiene una reputación para la artesanía y esto se refleja en la calidad de los productos de fabricación local. Las compras tradicionales alemanas incorporan porcelana, artesanía, juguetes, relojes, jarras de cerveza, cascanueces y cubiertos, por no mencionar los Mercedes y los BMW.
Berlín ha abandonado su imagen de centro monótono y aburrido de Alemania para emerger como un centro de compras con accesorios de moda, antigüedades, muebles y artículos para el hogar. El mejor de los locales está en Kurfurstendamm. La mayor parte de tiendas exclusivas de la ciudad, de ropas, boutiques y grandes almacenes se encuentran es esta famosa calle. Un advenedizo a la escena comercial de lujo en Berlín es la nueva Friedrichstrasse. Es una calle de un kilometro de largo que cuenta con una gran cantidad de tiendas de diseño, tiendas de automóviles, cafeterías (con la inevitable Starbucks) y las galerías Lafayette. La Unter den Linden también dispone de varias tiendas, ubicadas principalmente entre Friedrichstrasse y la Puerta de Brandenburgo.
Algo que no debes perderte es la leyenda de los tiempos de la guerra fría, el Kaufhof en la plaza Alexander. La que una vez que la guarida de los peces gordos comunistas de Moscú y de otros países del bloque soviético es hoy en día un gran almacén de departamentos. Kreuzberg, con sus numerosas tiendas y mercado es el lugar ideal para encontrar artículos que no quiere nadie, libros de segunda mano, ropa de segunda mano. Para más artículos fuera de lo común, las tiendas de segunda mano y las tiendas de arte del mercado Hackescher son una buena opción.
El centro comercial de Munich ha sido recientemente renovado. El Munich moderno es un lugar donde podrás encontrar las marcas más importantes y productos de diseño junto a la tradicional artesanía de Baviera como las jarras de cerveza y los sombreros tiroleses. Los centros comerciales hiper modernos como el Funf Hofe han dado a la ciudad un moderno esplendor vanguardista. Sin embargo, los hards mueren viejos, como Beck y delicatesen Dallmayr y el Kafer que siguen atrayendo a legiones de fieles clientes.
Las zonas peatonales del centro de Munich son los mejores lugares para lanzarse a la aventura de las compras. La principal zona es la Kaufingerstrasse, una zona peatonal de dos kilómetros que va desde la estación de tren de Marienplatz al norte de Odeonsplatz. Todas las cadenas de tiendas se encuentran aquí. Para una experiencia de compras más interesante, las calles de alrededor de la plaza de Marienplatz ofrecen algunas tiendas pequeñas mientras que la zona peatonal entre Marienplatz y Karlsplats tienen ropa de famosas marcas y puntos de ventas de zapatos. Para artículos de lujo internacionales existe la Maximilianstrasse. El famoso diseñador de moda local, Rudolph Moshammer también expone aquí sus creaciones. Si deseas escapar del frío bávaro, dirigete al centro comercial de Olimpia, en el noroeste de Munich y cerca del Estadio Olímpico. Este es el mayor centro comercial de Munich y cuenta con un montón de tiendas de ropa, zapaterías, almacenes con departamentos, farmacias, tiendas de música y espacios abiertos para comer.
Schwabing, al norte de la norte de la universidad, es el lugar ideal para explorar las antigüedades bávaras. Las pequeñas tiendas que tienen de todo están en el Viktualienmarkt y Turkenstrasse, en Theresienstrasse, son también muy interesantes y puede que tengas suerte y encuentres algo que te guste. El mercado de pulgas del domingo en Kunstpark Ost es un gran lugar para hacer negocios con artículos de segunda mano.
La mayoría de las tiendas en Munich están abiertas de 08:00-18:30 de lunes a viernes y de 07:00 a 14:00 los sábados.

El Oktoberfest - Próxima fecha



Oktoberfest es uno de los grandes festivales de temporada de todo el mundo. Se celebra cada otoño en Munich, Baviera y en otros lugares de todo el mundo. El primer Oktoberfest comenzó como una serie de carreras de caballos en honor a la boda del príncipe heredero de Baviera en el año 1810.  Las carreras de caballos se convirtieron en un evento anual y se combinaron con la feria estatal agrícola del año siguiente. En 1818 la gente comenzó a montar puestos de alimentos y bebidas. A finales de 1800 esos puestos se habían convertido ya en grandes salas de cerveza y tiendas de campaña.

Y esta es la imagen del Oktoberfest que se mantiene hoy en día. Las carpas de cerveza siguen montándose cada año en el Oktoberfest de Theresienwiese como honor a la novia del príncipe heredero. En la actualidad, el festival de Munich también cuenta con una amplia carpa justo a mitad de camino y con un montón de cerveza para beber y comida.
Este año el Oktoberfest de Munich durará desde el 21 de septiembre hasta el 6 de octubre y se espera que aproximadamente 6 millones de extranjeros visiten la ciudad. Ellos estarán allí para acudir sin parar a todas esas fiestas –interminables rondas de cerveza, salchichas, tostadas, bailes, desfiles y bandas.
Baviera es un área distintivamente católica y continua con esta tradición de celebrar la abundancia de la tierra en un gran y jovial jolgorio campechano donde poder comer y beber sin restricciones. La segunda celebración más grande del mundo, el Oktoberfest se celebra en Ontario, Canadá. La gran comunidad alemana en el área del Condado de Waterloo había acostumbrado a celebrar el Oktoberfest en sus culturales clubes locales. En 1969 algunos ciudadanos emprendedores tomaron ese festival y lo llevaron a cabo de forma anual en el Club Concordia de Kitchener. Ellos lo vieron como una oportunidad para convertirlo en un acto cívico para que toda la comunidad lo pudiera compartir, luego se convirtió en una celebración única local de las profundas tradiciones alemanas de esa área. Desde esos primeros años, el Oktoberfest de Kitchener-Waterloo se ha convertido en el mayor festival Baviera de América del Norte albergando el mayor desfile de Acción de Gracias de Canadá. Los visitantes vienen de todas partes de América del Norte y de todo el mundo para compartir el espíritu del Gemuetlichkeit. Al igual que en Munich, numerosos Festhallen (grandes tiendas de cerveza) toman su lugar en torno a la comunidad y comen y beben celebrándolo durante día y noche durante dos semanas. También hay un creciente número de eventos familiares y culturales que incluyen presentaciones tradicionales alemanas, de lenguaje, vestimenta, baile, música y gastronomía.